equipo médico aviso legal inicio Viernes, 24 de Noviembre de 2017








Con el apoyo de: Sociedad Española de Gerontopsiquiatría y Psicogeriatría

todomemoria.net se ofrece gratuitamente gracias al patrocinio de:

INICIO>CUIDADORES>¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE DEMENCIA?

¿Qué es el síndrome de demencia?


El síndrome de demencia es un conjunto de síntomas y signos, es decir de señales de alarma, que emite el cerebro de los pacientes que lo sufren y consiste fundamentalmente en la pérdida de la memoria, capacidad para orientarse, razonar, reconocer objetos o personas y realizar actividades manipulativas que permiten la independencia funcional de la persona que lo padece. También se producen cambios en la conducta del paciente.

En primer lugar empiezan a olvidar las cosas que acaban de ocurrir, pero recuerdan con viveza los acontecimientos del pasado, de una forma gradualmente progresiva, desde la actualidad a lo más antiguo. Van olvidando su biografía, algunas veces el paciente puede recordar hechos puntuales que posiblemente han tenido un significado emocional para é/ella.

También pueden sufrir dificultades para expresarse, tales como no encontrar la palabra adecuada, sintiéndose obligados a solicitar ayuda o a explicar el significado de la palabra. Pierden de forma gradual y progresiva la capacidad de manipular, primero objetos o máquinas complejas, y el dinero, hasta que no son capaces de asearse, abrocharse un botón o ponerse una chaqueta. Otra de las actividades habituales que van perdiendo es la habilidad para comer correctamente, primero pueden tener dificultades para pelar una fruta, hasta que acaban por comer la sopa con el tenedor o el pollo con las manos.

Estos pacientes pueden tener dificultades en el reconocimiento de objetos o personas, en general las últimas que olvidan son las más próximas (núcleo familiar). Con el tiempo dejan de reconocer al familiar próximo que muchas veces es el cuidador principal, y pasan a llamarlo "papá o mamá", ya que para ellos adoptan el mismo papel, el de cuidar. Es frecuente que reconozcan al familiar pero no sean capaces de establecer el vínculo que existe entre ellos.

Todos estos síntomas junto con otros que comentaremos a continuación provocan una disfunción social y, en los casos de pacientes jóvenes, laboral y condiciona un alto grado de dependencia. Los pacientes no son capaces de cuidarse y poco a poco van perdiendo facultades. Las mujeres, amas de casa, dejan de poder organizar la casa, no saben decidir la compra o lo que van a preparar para la comida. La desorientación espacial también es muy común, cuando van a pasear pueden perderse, al inicio en lugares desconocidos y en fases más avanzadas en su barrio, e incluso en su propia casa, no la reconocen como suya y esto puede provocar trastornos en la conducta.

Otros síntomas que pueden ir apareciendo en fases más avanzadas de la enfermedad, es que no reconocen su propia imagen en el espejo, hablan con los personajes de la TV, los integran en su hábitat. No pueden administrar sus cuentas, no reconocen el dinero ni su valor. Pierden la capacidad de tomar decisiones en las fases iniciales y en las fases más avanzadas, pierden la capacidad de comprender y razonar.

Con todas estas señales de alarma, distintas en cada estado evolutivo y en cada paciente, podemos comprender que:

Los pacientes serán cada vez más dependientes y van a necesitar mucha ayuda.

Los familiares y en concreto el cuidador principal necesita información y apoyo.

El Sindrome de demencia sigue un curso progresivo.

En el conjunto de las enfermedades que provocan un Síndrome de Demencia la más frecuente es la Enfermedad de Alzheimer. Existen otras demencias como la vascular, la mixta, las demencias fronto temporales, la demencia asociada a enfermedad de Parkinson o la demencia por cuerpos de Levy o la demencia asociada al síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Existen algunas demencias tratables, son las menos frecuentes, en las que el paciente puede mejorar e incluso llegar a remitir el deterioro cognitivo, el ejemplo más típico es el de la hidrocefalia normotensiva, que consiste en un aumento de la presión en los ventrículos laterales del cerebro, tiene tratamiento quirúrgico. Otro ejemplo frecuente es el hipotiroidismo que puede producir déficits cognitivos y puede tratarse con hormona tiroidea etc. Todas estas demencias podemos clasificarlas como seniles o pre-seniles en función de la edad de inicio de la demencia. Si se inician antes de los 65 años las llamamos preseniles y después seniles, esto no define el tipo de enfermedad, sino la edad de comienzo.

Una pregunta frecuente que formulan los familiares de estos pacientes: ¿es más grave la enfermedad de Alzheimer o la demencia senil? En realidad, la demencia más grave la que sufre cada persona y cada familia en su hogar. La única diferencia quizá sea que las formas más jóvenes de enfermedad de Alzheimer tienen una evolución más rápida, pero existen demencias con más trastornos de la conducta y de mayor dificultad de control como pueden ser las demencias frontales o fronto-temporales. En definitiva el conjunto de síntomas que compone el síndrome de demencia es muy parecido y la edad de comienzo después de los 65 años, da el nombre a la demencia senil pero no define el tipo de enfermedad..

¿Qué síntomas provocan mayor demanda de atención y de ingresos hospitalarios en el curso evolutivo de las demencias?

Las familias se desbordan más cuando el paciente presenta trastornos de la conducta, por ejemplo si no puede conciliar el sueño, o tiene conductas agresivas, verbales o físicas, llora con facilidad, o manifiesta ideas delirantes de complot (todos van en su contra), le quitan cosas, parece que todos se han puesto de acuerdo para arruinarlo, o manifiesta que su esposo/a tiene un amante (ideas delirantes de celos), es decir presenta ideas delirantes (piensa cosas que no existen) o alucinaciones (ve cosas que no están) con convencimiento absoluto de realidad, acompañado de episodios de intranquilidad con sensación de miedo y amenaza, estos síntomas juntos o aislados provocan una gran dificultad en los cuidados y por ello son una causa muy frecuente de consultas a urgencias y demandas de ingreso.


Autoras:

Raquel Cuevas - Psicologo
Fundación Hospital Asil De Granollers
Pilar de Azpiazu - Psiquiatra
| Área de Psicogeriatría. C.A.S.M. Benito Menni
Fundación Hospitalaria Asil Granollers
Benito Menni
| optimización , resolución 800 x 600 - explorer | aviso legal |